sábado, 25 de julio de 2009

27 de Julio - El apagon de Ledesma - Jujuy - Azucar amargo - documentos



Azucar amargo


Cada vez que cada uno de nosotros va al supermercado, al mercadito chino del barrio o al almacén de la esquina puede comprar azúcar de las marca “Lesdema”.

Esta empresa azucarera ubicada en el norte de nuestro país (Jujuy) tiene una cruel historia de fondo y sus productos están teñidos por las muertes de miles de trabajadores.

Es estremecedor darse cuenta que unas de las empresas más importante de la provincia pone y puso a su disposición autos y camionetas utilizados durante la dictadura militar para secuestrar a los trabajadores de su fábrica que reclamaba por mejores condiciones laborales.

La historia comienza cuando el intendente de Lesdema, Luis Arédez, quien era un medico muy reconocido de la zona, asume en 1958. Ese mismo año, Luis Arédez se trasladó allí desde Tucumán, su tierra natal, junto a su esposa Olga Márquez de Arédez.

Luego de mucho trabajo y esfuerzo, logró ser un reconocido médico de la obra social del Sindicato de Obreros del Azúcar y el Papel del ingenio Ledesma.

De su afectuosa relación con el pueblo saltó a la intendencia en 1973 y permaneció en el cargo hasta el 24 de marzo de 1976, cuando se produjo el golpe de Estado más sanguinario de la Argentina.

En ese trágico día, un grupo de policías y gendarmes lo detuvo y lo cargó en una camioneta de la empresa que era conducida por un chofer de la misma y paciente de Luis.

Mientras Arédez estaba detenido, el pueblo jujeño fue sacudido por un dramático hecho: el 27 de julio de 1976 se produjo "la noche del apagón".

Esa cruel noche cortaron el suministro eléctrico de la zona y los militares, en medio de la oscuridad, secuestraron a unas 400 personas de Libertador General San Martín y Calilegua, que fueron llevadas a centros clandestinos de detención, nuevamente en vehículos de la empresa Ledesma.
Treinta de los detenidos permanecen desaparecidos en la actualidad.

El calvario de Arédez continuó después de su detención en el '76. Luego de estar encarcelado un tiempo en La Plata, fue liberado el 5 de marzo de 1977.Volvió a Ledesma a ejercer nuevamente su profesión de médico hasta que el 13 de mayo de ese mismo año volvieron a secuestrarlo.
Desde entonces no se sabe más nada de él y se encuentra totalmente desaparecido.

Su esposa Olga exige justicia y al igual que las Madres de Plaza de Mayo da vueltas sola por la plaza de Ledesma todos los jueves y es, en la actualidad, la única familiar de desaparecidos que sigue luchando en ese pueblo.
El C.A.P.O.M.A. (Centro de Acción Popular Olga Marquez de Arédez). es un grupo comprometido en la defensa de los Derechos Humanos. El principal objetivo es la consecución inclaudicable del pedido de Verdad y Justicia que encabezaron las Madres y Familiares de Detenidos-Desaparecidos, pidiendo juicio y castigo a los culpables de los crímenes de lesa humanidad en los Apagones del terror en el dpto. LEDESMA - JUJUY durante la última dictadura militar.
A esto se le suma los actuales atropellos a los pueblos originarios, las injusticias sociales, los abusos de poder y la lucha más dura que es la que se manifiesta contra la contaminación ambiental y los efectos devastadores que ésta provoca sobre la salud de los habitantes.
Asumiendo el deseo y la voluntad de Olga Márquez de Aredez.
La sociedad reconoce en ella, no solo un testimonio de compromiso permanente en la defensa de los derechos humanos sino que, la coherencia y dignidad de su conducta, la han constituido en una de las personalidades mas relevantes del movimiento de Derechos Humanos emergido como respuesta a los crímenes de lesa humanidad cometidos por la pasada dictadura militar en la República Argentina.
Este compromiso lo continuó hasta sus últimos días de vida.
Su muerte no puede cerrar este anhelo de justicia y de defensa de los derechos humanos frente ala violación que implica la contaminación ambiental que produce el Ingenio Ledesma.

Entradas populares en la semana